Ventajas de tener hijos

Ventajas de tener hijos

Ser padre, es uno de los trabajos más difíciles que he enfrentado en mi vida; pareciera que siempre estas rodeado de llantos, gritos, enojos y puede ser que encuentres muchas razones para quejarte (incluyendo lo económico). Sin embargo, al momento de escribir este artículo, no puedo sino sonreír y pensar, todo vale la pena. Y por eso voy a presentarles las que yo creo que son las ventajas de tener hijos.

 

También puede interesarte: 5 cosas que todo padre debe enseñarle a sus hijos

 

Incontables besos y abrazos

Tuviste un pésimo día en el trabajo, el tránsito para llegar a tu casa literalmente parado y lo único que quieres es llegar y dormir, abres la puerta y lo primero que escuchas es un grito sonoro, que dice “papiiiiiiii” y te reciben unos brazos llenos de amor, así se te quita todo el cansancio y la frustración que pudieras tener. Incluso un “te quiero” inesperado de tu hijo casi adolescente puede hacerte el día. Un cálido abrazo de tus hijos puede curar casi todos tus males. De hecho, si un día sientes que estás dispuesto a tirar la toalla, con un apapacho puedes retomar fuerzas para continuar luchando. Y esa sensación no tiene igual.

Aprendizaje constante

Es impresionante la cantidad de conocimientos nuevos que aprendes con un hijo. Desde pequeños se interesan en diferentes temas como carros, dinosaurios, ponys, princesas, cantantes de moda, y por lo tanto tienes que interesarte también. Hay niños que se apasionan con los dinosaurios y los papás terminan aprendiendo las características principales de cada uno de ellos. Y de vez en cuando, esos conocimientos pueden ser de interés en alguna conversación y hasta impresionar en algunas reuniones.

Ayuda en las tareas de la casa

¡De verdad! Creo firmemente que todos en la casa deben ayudar y tener sus tareas fijas. Ya sea doblar la ropa limpia, tender sus camas, arreglar su cuarto, lavar los platos e incluso hacer de comer en algún momento. Se trata de trabajo en equipo, y que mejor equipo que la familia. Además aprender estas tareas domésticas son parte de las habilidades para la vida que todos deberíamos enseñar a nuestros hijos, si queremos que en algún momento salgan a hacer su vida solos.

Pretextos perfectos

Hay situaciones sociales en las que podría ser muy grosero decir no, como alguna reunión del trabajo, pero si de verdad no quieres ir a algo, la mejor excusa son tus hijos. Seamos honestos, muchas veces es verdad que por ellos no puedes ir a algunos eventos, entonces también puedes usarlos en tu favor. Cuando quieres quedarte en casa es muy fácil decir “No tengo quien me cuide a los niños”. Y todos entienden la razón.

 

Visita nuestro canal de Youtube

Deja un comentario

0