Mi hijo no tiene amigos…

Todos quisiéramos que nuestros hijos fueran felices y se relacionaran con los demás niños de su edad. En pocas palabras, queremos que tengan amigos. Pero, y si nuestro hijo no tiene amigos, o le cuesta trabajo mantener amigos, ¿Qué podemos hacer?

 

También te puede interesar: Consejos para controlar el enojo con tus hijos y no explotar frente a ellos

 

Primero es importante que entendamos que los niños tienen diferentes temperamentos, hay niños más extrovertidos y otros más reservados. Sin embargo, las amistades pueden darse sin importar el temperamento de los niños. Hay muchas razones diferentes por las que un niño no tiene amigos:

 

Personalidad única e individualista: Cuando un niño es introvertido, o es un niño que piensa diferente o no le gusta estar con la gente es más difícil que tenga alguna relación significativa.

 

Amor por la tecnología. Se ha vuelto aún más interesante que cualquier avance social en lo niños. Ahora cualquier niño prefiere quedarse en casa con una tableta recién cargada que salir a jugar con los demás niños como se hacía antes.

 

Poco tiempo para socializar. Llenamos a los niños de actividades extraescolares para que desarrollen todo su potencial, y nos olvidamos de la importancia de la socialización.

 

Lucha de personalidades. La diferencia en las personalidades de cada niño puede generar conflictos a la hora de jugar entre ellos, lo que en ocasiones puede llevar a que un niño prefiera no jugar con nadie.

 

Si durante el crecimiento de tus hijos ves alguna señal de que le cuesta trabajo mantener o incluso crear amigos, te decimos algunas cosas que puedes hacer para ayudarlo:

 

Ve a la raíz del problema.

 

Habla con tu hijo sobre las razones por las que él cree que no puede hacer amigos. Es importante saber también su punto de vista, y así buscar juntos una solución al problema.

 

Pregunta a otras personas.

 

Muchas veces las personas que se relacionan frecuentemente con tus hijos tienen una visión diferente de él, incluso que la tuya como padre. Pregunta a sus maestros, hermano, familiares que convivan con él para que te den otra visión del problema.

 

Ofrece tu ayuda.

 

Hazle saber a tu hijo que no está solo, que siempre vas a estar ahí para ayudarlo con cualquier problema que tenga. El saber que te tiene de su lado puede ayudarlo a ver las cosas de otra manera.

 

Explícale de que se trata la amistad.

 

Tal vez parte del problema sea que no sabe de qué se traga tener y ser amigos. Platica con el sobre la empatía, la reciprocidad y el apoyo como elementos necesarios para una amistad duradera y ayúdale a entender como estos atributos ayudan a establecer amistades.

 

Sé un buen ejemplo.

 

Recuerda que tu hijo siempre está observando lo que haces. Si te ven interactuar con otras personas y ven que mantienes relaciones de amistad sanas va a tener un buen ejemplo y será más fácil establecer también sus amistades.

 

Fomenta los buenos modales en casa.

 

Los buenos modales siempre vienen de casa, y es la familia el primer ensayo antes de salir al mundo. Los buenos modales siempre son bien aceptados, así que procura que tus hijos aprendan las normas de comportamiento que se espera de ellos.

 

Visita nuestra tienda

Deja un comentario

Select your currency
0
Bitnami