Los intereses intensos en la infancia (dinosaurios, autos, naves espaciales y más)

Los “intereses intensos” son una a motivación muy fuerte en los niños por un tema específico y es común que un tercio de los niños desarrollen un interés intenso en alguna etapa de su infancia, usualmente entre los 2 y los 6 años, aunque hay excepciones en las que el interés perdura y los acompaña durante gran parte de su vida.

Los temas que pueden apasionar a los pequeños son muy variados, pero entre los más recurrentes se encuentran los vehículos (aviones, trenes y coches) seguidos de los dinosaurios y la astronomía. En realidad no importa cual es el objeto de esa pasión, lo verdaderamente importante es el esfuerzo que le dediquen los niños al tema.

Este tipo de intereses ayuda a los niños a incrementar la confianza y son particularmente benéficos para su desarrollo cognitivo, ya que en la práctica este tipo de intereses potencian la perseverancia, mejoran la atención y potencian habilidades del pensamiento más complejas como el procesamiento de información, al mismo tiempo le ayudan al niño a mejorar sus habilidades lingüísticas.

La manera en que algunos de los niños estudian el objeto de su interés, revela la estrategia que usarán a lo largo de su vida para afrontar las situaciones nuevas y los problemas a lo largo de su vida. Así que, son esos intereses intensos los que les estarían preparando para la vida, ya que no se conforman con datos generales,

Los intereses intensos les permiten cambiar de perspectiva, plantearse estrategias para descubrir lo que quieren, encontrar relaciones y, sobre todo, aprender autónomamente dirigiendo su aprendizaje según sus motivaciones, profundizando en el mundo y desarrollando un pensamiento crítico, les motiva a buscar información y desarrollar su pasión por el conocimiento.

Leer también: Realidad Aumentada para niños, la nueva forma de jugar y aprender.

Una investigación llevada a cabo por psicólogos de las universidades de Virginia y Yale dio a conocer que los intereses intensos en la infancia no parecen estar mediados por los intereses de los padres, ya que suelen aparecer durante el primer año de vida sin que los progenitores los hayan alentado. Y suelen durar entre seis meses y tres años, y solo el 20% de los niños sigue apasionado por el mismo tema al crecer.

Dado que los intereses intensos son muy positivos para los niños, los padres pueden seguir alimentando esa motivación en casa. No solo deben asegurarse de que el pequeño tenga tiempo para seguir profundizando en lo que le apasiona, sino que deben alentarlo para que encuentre relaciones entre ese interés y las materias que recibe en la escuela.

Si a tu peque le gustan los dinosaurios o la astronomía, de seguro le encantarán las tarjetas de Realidad Aumentada de DadBox, en donde encontrará más información de estos temas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

− 5 = 3