La importancia de la amistad en la infancia

Los seres humanos somos seres sociales, capaces de responder y relacionarnos con los demás,  incluso los niños más pequeños giran la cabeza como respuesta al sonido de una voz humana. Durante la infancia, la amistad se vuelve parte esencial del desarrollo emocional y social de los niños, ya que por medio de la interacción es como ellos aprenden habilidades sociales.

Es durante la niñez que las personas aprendemos a tener relaciones sanas, y es a partir de los 6 o 7 años de edad que experimentamos lo que es una relación especial (conocida como “mejor amigo”).

La amistad durante la infancia le proporciona a los niños el campo de entrenamiento perfecto para probar diferentes maneras de relacionarse con los demás. Es por medio de la interacción con los amigos que los niños aprenden a establecer normas, considerar alternativas y a tomar decisiones. Experimentan emociones como miedo, enojo, agresión y rechazo; aprenden a ganar y perder, y aprenden lo que es apropiado y lo que no.

Tener amigos durante la infancia, también les ayuda a adquirir conocimientos sobre el posicionamiento social y las clases de poder (quién está dentro, quién está fuera, cómo dirigir y cómo seguir, qué es justo y qué no, etc. En resumen, los niños aprenden que diferentes situaciones requieren comportamientos distintos, y llegarán a diferenciar a las personas y los diferentes puntos de vista que estas tienen.

Los amigos fomentan el compañerismo y ayudan a los niños a descubrir quiénes son; al compararse con otros niños aprenden que son similares pero que cada uno tiene sus particularidades. El hecho de formar parte de un grupo, les ayuda a encontrar consuelo y apoyo para hacer frente y superar situaciones difíciles o periodos de transición. Además de contribuir un desarrollo psicosocial sano y a mejorar su autoestima.   

La calidad de la amistad también es importante, los niños que se relacionan con otros que muestran conductas antisociales corren el riesgo de seguir el mismo patrón de comportamiento. Especialmente durante la adolescencia, los jóvenes con historial de comportamiento difícil y relaciones pobres, tienen mayor riesgo de involucrarse en conductas delictivas. Por otro lado, los adolescentes que han mantenido buenas relaciones y son socialmente maduros tienen más capacidad de resiliencia y mejores aptitudes para hacer frente a los cambios y el estrés.

Leer también: ¿Cómo Preparar A Nuestros Hijos Para Un Mundo Que Aún No Existe?

¿Cómo fomentar la amistad durante la infancia?

  • Enséñales lo que representa la amistad. Los niños deben aprender que un buen amigo es para siempre, pero para ello es necesario cuidar la amistad.
  • Ayúdalo a desarrollar empatía. Fomenta esta capacidad hablando de situaciones diferentes.
  • Ayúdalo a dedicar tiempo a hacer amigos.  Esto es especialmente importante si el niño es tímido o reticente a mantener interacciones con otros niños.
  • Enséñale a solucionar conflictos. Fomenta el diálogo para así poder buscar soluciones y obtener la capacidad de resolver situaciones similares por sí mismo en casos futuros.
  • Busca oportunidades para que los niños participen en actividades de cooperación y solución de problemas.