Realidad Aumentada para niños, la nueva forma de jugar y aprender

¿Imaginas poder mezclar el mundo real con el virtual? Esto es la Realidad Aumentada (AR), una tecnología que permite al usuario obtener información e interactuar con contenidos virtuales en el mundo real a través de dispositivos, como pueden ser celulares o tabletas.

A diferencia de la Realidad Virtual, que es una experiencia completamente envolvente en la que se transporta al usuario a un mundo completamente virtual por medio de costosos dispositivos como cascos o visores.

La Realidad Aumentada funciona por medio de marcadores, que son símbolos escritos o impresos sobre objetos determinados, que varían desde un código de barras, el logo de una empresa, una tarjeta de visita, la carta de un restaurante, o el mapa turístico de una ciudad, por citar algunos ejemplos. Estos son captados por una cámara y enviados al software que se encarga de interpretar los datos de los marcadores para traducirlos en textos, imágenes fijas, vídeos, animaciones 3D o sonidos.

En el ámbito educativo, cada vez es más frecuente la incorporación de tecnologías que aportan un enriquecimiento al proceso enseñanza-aprendizaje. La realidad aumentada es uno de ellos, este tipo de tecnología le permite a nuestros hijos un aprendizaje basado en descubrimiento, que genera experiencias de valor y les da la oportunidad de asociar el mundo real con los contenidos digitales, reforzando y asentando los conocimientos.

Existen diversos recursos con realidad aumentada como libros, juegos o tarjetas, que al mismo tiempo que le permiten a nuestros hijos divertirse, se pueden convertir en un medio para complementar su educación.

Leer también: ¿Cómo preparar a nuestros hijos para un mundo que aún no existe?

De este modo, la realidad aumentada en entornos educativos conducirá a un mejor rendimiento del aprendizaje, y promoverá la motivación porque proporciona contenidos gráficos, la posibilidad de interactuar con información y la efectividad de los conceptos aprendidos.

Pero ojo papás, hay que recordar que los celulares y las tabletas no son niñeras, son herramientas y medios de apoyo para que nosotros como padres le ayudemos a nuestros hijos a aprender de una forma natural mientras juegan.

Si te gustó, ayúdanos a compartir y ¿cuéntanos que te ha parecido esta nota?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

− 2 = 3