Cómo salir a comer a un restaurante con niños y no morir en el intento

cómo salir a comer a un restaurante con niños

Salir a comer a un restaurante con niños parecería una misión casi imposible, pero no lo es, siempre y cuando estés preparado para todas las situaciones “difíciles” que puedan presentarse; sobre todo si no quieres que tus hijos estén todo el tiempo en la tableta.

 

También te puede interesar: “7 consejos para mejorar el tiempo en familia”

 

Aquí te damos las claves:

 

Escoge un restaurante adecuado

Si vas a salir con los niños, olvídate del restaurante de moda o el más elegante. Escoge de preferencia un restaurante ruidoso, que no importe demasiado un poco más de ruido. Busca también uno que tenga menú infantil y sillas altas para que sea más fácil para ti. Si tus hijos ya son más grandes, puedes buscar uno que tenga servicio de “niñeras” para distraerlos y entretenerlos mientras llega a comida o cuando ya han terminado.

 

Lleva un kit de salida

Para que tu comida sea más tranquila, puedes armar una pequeña bolsa con algunos juguetes pequeños que le llamen la atención a tu hijo(a) (muñecos, carros, algunos bloques para armar), libros de colorear, colores, libros de plástico o de cartón grueso, incluso alguno de sus bocadillos favoritos, para cuando termine de comer o mientras traen la comida, puedas darte un respiro mientras está entretenido. Procura utilizar la tableta solo como último recurso.

 

Nunca salgas con un niño cansado

Todos sabemos que un niño cansado es prácticamente una bomba de tiempo. Procura ajustar tus horarios a los horarios de siesta de tus hijos. Si ellos duermen de 12 a 2, procura salir a comer después de las 2. Mientras más les alteres el horario de sueño, más difícil será controlarlos y mantenerlos tranquilos en cualquier lugar.

 

No esperes estar sentado mucho tiempo

Un niño de entre 3 y 6 años no puede estar tranquilamente sentado más de 20 minutos (un niño más inquieto no puede estar ni siquiera ese tiempo), así que mentalízate a caminar con tu hijo un poco antes de sentarlo nuevamente a comer. Afortunadamente, una pequeña caminata es todo lo que necesitan para volver a tranquilizarse.

 

Ordena toda la comida al mismo tiempo

Si crees que la mejor opción es pedir primero la comida de tu hijo y después la tuya, seguramente vas a tener muy poco tiempo para comer, si es que puedes terminar siquiera. Mejor ordena todo al mismo tiempo y mantenlos ocupados con el kit de salida mientras llega la comida. Después coman todos juntos, así podrán ellos aprender que la comida es un momento familiar en el que se comparten las experiencias familiares.

 

Limita el tiempo de pantalla

Igual que en casa, el tiempo que pasan los niños en la tableta o el celular debe ser limitado. Salir a comer es una excelente oportunidad para platicar y pasar tiempo todos juntos como familia, y desde pequeños deben aprender a compartir ese tiempo. No se trata de prohibir las tabletas, pero si utilízala como último recurso en la comida.

 

Tienes que estar preparado para salir

A veces, aunque tengas todo planeado, la mejor comida puede volverse un desastre. Los niños son niños y pueden llorar sin control por las razones más extrañas. Si eso ocurre, y la situación se vuelve incontrolable, puede ser que solo tengas una opción. Pedir tu comida para llevar, dormir a tu hijo en su cama y disfrutar la cena en casa.

Leave Your Reply